Saltar al contenido
Asesoramiento en Educación Inicial, Escuelas, Jardines y más…

Nuevas Tecnologías ¿Beneficio o Perjuicio para nuestros hijos?

Adictos a las nuevas Tecnologías

La dinámica diaria, el trabajo, las prisas y a veces las circunstancias emocionales que estamos atravesando, hacen que  cometamos errores como utilizar las nuevas tecnologías como chupete emocional para nuestros hijos. Errores que a la larga se vuelven grandes problemas y que si bien tienen solución, se hace bastante difícil cambiarlo.

[kkstarratings]

 

A medida que van creciendo, nuestros hijos se hacen cada vez más “adictos”, llegando un momento que no sabemos como quitarlos de enfrente del teléfono, la computadora o la televisión.

Exceso en la utilización de las nuevas tecnologías

No te pasa que tu hijo/a solo esta tranquilo y entretenido cuando esta frente a la pantalla de un medio audiovisual? No te pasa que no sabe jugar solo y se aburre enseguida con sus juguetes? Esto es exceso de información visual. 

Cuando entendemos que esto es un problema, necesitamos pensar estrategias para que puedan estar entretenidos y a vuelvan a aprender a jugar.

¿Que problemas causa?

Las nuevas tecnologías pueden ser una gran solución para que los niños estén tranquilos y nos dejen hacer nuestras labores. Pero a la larga acarrean varios problemas que con el tiempo se convierten en graves.

1- Sedentarismo

Agresividad

Transmiten falsos valores

Consumismo

Dificultades escolares

Falta de imaginación

Dificultad para permanecer solo

Miedos y pesadillas durante el sueño

Ausencia de comunicación familiar

¿Que podemos hacer?

Primero que nada debemos entender que las nuevas tecnologías forman parte de nuestro presente. Por tanto, no podemos poner a nuestros hijos en una burbuja y olvidarnos de que existen. Lo que si podemos hacer es generar un equilibrio entre lo que pueden ver y el tiempo que ven y el tiempo que pasamos con ellos y realizan actividades de juego.

  1. Limitar el tiempo que ve la televisión o juega videojuegos.  Con una hora diaria es suficiente.
  2. Darle el teléfono celular solo en los momentos que necesitemos estar comunicados.
  3. Prohibir el uso de teléfonos celulares durante las comidas. Aprovechar para comentar lo que se hizo en el día, que planes hay para el día siguiente, etc.
  4. Salir de paseo en familia.
  5. Solicitar colaboración para las tareas del hogar.
  6. Acondicionar la habitación con diversas propuestas que los mantengan entretenidos.
  7. El frasco del aburrimiento

Frasco del Aburrimiento. Un recurso para gestionar el aburrimiento