Saltar al contenido

Sistema de Cuidados

sistema de cuidados


En un Estado que promueve el bienestar de todos sus ciudadanos, no pueden soslayarse las necesidades de las personas dependientes. Por ello, mediante la Ley 19.353, en el año 2015 se creó el Sistema Nacional Integrado de Cuidados (SNIC).

Qué es el Sistema Nacional Integrado de Cuidados?


Esta normativa reconoce el derecho de todos los niños/as, personas con discapacidad y adultos mayores en situación de dependencia a recibir cuidado y atención. Además, busca generar un modelo de asistencia, en el que participen la familia, el Estado, la comunidad y el mercado.
En los últimos años se ha empezado a cuestionar el esquema tradicional de cuidados. Una de las mayores críticas se refiere a la responsabilidad adjudicada históricamente a la mujer. Los cambios en el mercado laboral, con la incorporación masiva de la fuerza de trabajo femenina, hacen insostenible este modelo. Asimismo, también influyeron los cambios sociales y demográficos, el envejecimiento de la población y el surgimiento de nuevas estructuras familiares. Todo ello apuntaba a la necesidad de diseñar políticas públicas que dieran una respuesta integral al problema.

Origen del Sistema Nacional de Cuidados

La ley 19.353 es producto de un arduo análisis e investigación de las necesidades y características de esta población, iniciado en el año 2010. Se planteó de un trabajo colaborativo entre el Mides y la Cepal. De esta alianza surgió el estudio “Hacia un sistema nacional de cuidados en el Uruguay”. Allí se presenta la matriz estatal de protección social y las contribuciones de las familias y el sector privado. Ofrece una panorámica de la distribución territorial y tipo de dependencia, así como de la cobertura esperada del sistema. Esto con miras a guiar estratégicamente la definición de las políticas públicas en esta materia.


Para el desarrollo del proyecto se contó con fondos provenientes del PNUD, Unicef, Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA) y Fondo de Desarrollo de las Naciones Unidas para la Mujer (UNIFEM).
Por su parte, el Mides actuó como coordinador en representación del Gobierno del Uruguay. Sin embargo, en las mesas técnicas también participaron otras dependencias del Estado, a saber:
El Ministerio de Salud Pública (MSP)
El Ministerio de Trabajo y Seguridad Social (MTSS)
El Ministerio de Educación y Cultura (MEC)
El Ministerio de Economía y Finanzas (MEF)
La Oficina de Planeamiento y Presupuesto (OPP)
El Banco de Previsión Social (BPS)
El Instituto Nacional de Estadística (INE)
El Instituto del Niño y el Adolescente del Uruguay (INAU)
La Administración de los Servicios de Salud del Estado (ASSE)
Esto nos da una idea de la importancia concedida a la creación del Sistema Nacional de Cuidados y su enfoque multidisciplinario.

¿A quiénes está dirigido?

beneficiarios sistema de cuidados

La población objetivo de este programa está conformada por tres grupos:
Niños de 0 a 12 años, aunque el principal interés se enfoca en la población menor de 4 años
Adultos mayores de 64 años, que no sean capaces de llevar una vida independiente por causas físicas o psicológicas
Personas con discapacidad severa, que carezcan de autonomía
Para cada una de estos grupos se contemplan iniciativas a medida, ajustadas a sus necesidades.

Niños de 0 a 12 años

La legislación ampara la franja etaria que abarca desde los 0 a los 12 años. Sin embargo, en la primera etapa del SNIC se ha dado prioridad a la atención a la primera infancia. Esto debido a su impacto en la adquisición de habilidades, que afectan incluso el desarrollo posterior del niño.
Entre las políticas públicas que atienden a esta población, destaca la promulgación de la ley 19.161 sobre licencias parentales. Esta abarca todos los supuestos de paternidad y maternidad, incluyendo la adopción.
Pero no cabe duda de que el programa más difundido es el Plan CAIF.

Este atiende a los niños y sus familias, desde el momento de la gestación hasta los 3 años. Brinda acompañamiento durante el embarazo y provee a los padres de herramientas para el cuidado y crianza de los niños. Tras el nacimiento, con Experiencias Oportunas se ofrecen talleres semanales sobre estimulación y desarrollo del niño. Están dirigidos a padres de infantes de 0 a 1 año. En la siguiente etapa, entre los 2 y 3 años, se ofrece el programa de Educación Inicial. Este brinda atención diaria por períodos de 4 a 8 horas, permitiendo la reincorporación laboral de los padres.
Por otra parte, además de los Centros CAIF, el SNIC dispone de los jardines y aulas de educación inicial del CEIP-ANEP. Asimismo, los centros diurnos del INAU y el programa “Nuestros Niños” de la Intendencia de Montevideo complementan la cobertura.


En el caso de que no exista oferta pública de centros, puede optarse por el Programa Cisepi. Este subvenciona la inclusión de niños/as de hasta 3 años en centros privados. Incluye los pagos de costo de matrícula, cuotas y otros gastos, como el transporte. El pago se abona directamente a los centros.

Adultos mayores y personas en situación de dependencia

El Sistema Nacional de Cuidados ofrece asistencia a las personas con discapacidad y adultos mayores en situación de dependencia. Se entiende como dependencia la incapacidad total o parcial de una persona para valerse por sí misma
Para estos grupos existen distintas líneas y programas de atención:

Asistentes Personales

Está dirigida a quienes requieren ayuda para satisfacer las necesidades básicas de la vida diaria. Los asistentes personales realizan visitas domiciliarias, previamente concertadas con el beneficiario y su familia. En total, brindan hasta 80 horas mensuales de asistencia. Prestan apoyo en tareas como la alimentación, higiene, estudio o recreación de las personas dependientes.

Teleasistencia en casa

Este servicio facilita a las personas vulnerables, que tengan cierto grado de autonomía y vivan solas, solicitar ayuda si surge algún incidente. En este sentido, la teleasistencia les permite avisar a sus familiares o solicitar atención médica de urgencia.

Centros de día

En estos centros se brindan cuidados integrales a las personas mayores durante ciertas horas al día. Está dirigido a poblaciones en situación de dependencia leve o moderada. Les permiten mantener su independencia y residir en sus viviendas, al tiempo que les ayudan con algunas actividades cotidianas.

Centros de Larga Estadía

El 3% de los adultos mayores en Uruguay reside en un centro de larga estadía. Esto supone una cobertura de más de 15 mil personas. Se trata de instituciones que acogen, como vivienda temporal o permanente, a los adultos mayores incapacitados para la vida independiente. Pueden ser beneficiarios quienes estén en situación de dependencia física o psicológica.